Dos décadas jugando al Age of Empires

Me van a permitir salir de la programación habitual, dejarme este off-topic para rememorar todo el recorrido que se ha hecho para llegar hasta ahora, esta historia por supuesto es personal pero espero que mas de uno se pueda sentir identificado con algunas lineas, le pueda mover algo de la nostalgia y o simplemente sirva para dar un pantallazo a los mas jóvenes que les genere curiosidad saber como era jugar al Age of Empires hace 20 años

Erase Agosto del año 2000, yo tenía tan solo 9 años y como regalo del día del niño recibí mi primer computadora, hablamos de una Pentium 4, lo último en ese momento que contaba incluso con un disco rígido de 9 GB de espacio, básicamente menos de lo que hoy tiene tu teléfono.

Iniciabas la PC y una ventada de Windows 98 te frenaba, te obligaba la primera vez a poner el disco de arranque, cuestiones que obviamente me excedían en ese momento pero que hacía que dejes el CD de Windows 98 colocado en la compactera que posteriormente tras algún que otro inicio te ofrecía los tres juegos DEMO que venían en ese momento. El Motocross Madness, el Monster Truck Madness II y por supuesto la expansión nueva que publicaba Microsoft de su mejor título, el Age of Empires I que lo publicitaban con este video:

En ese momento era toda una novedad, la expansión que mejoraba enormemente la jugabilidad introduciendo además de las nuevas civilizaciones correspondientes a la segunda etapa de la Edad Antigua Post Alejandro Magno y nuevas campañas, hablamos de Palmira, los Cartaginenses, los Macedónicos y por supuesto los Romanos. Esta nueva expansión modificaba la niebla de guerra que dejo de ser cuadriculada para ser mas redondeada como novedad principal, después se incluían las falanges que podías desarrollar en la Academia y unas naves con lanzallamas, precursoras de nuestros broulotes pero como unidad especial cartaginesa que sacaban bastante ventaja, además de algo que en ese momento llamábamos en el barrio como “las unidades con almas de fuego” que básicamente eran un prototipo de lo que serán posteriormente las unidades “de elite” pero que se los graficaba con una llamita

Esto era lo que te ofrecía el juego original, pero inicialmente lejos estuve de cualquier cosa parecida a eso, les recuerdo que todo lo que tenia era un “Trial”, un demo que incluía el juego completamente en ingles con tres campañas, la ultima que consistía en destruir el coliseo romano (la maravilla) y construir una cartaginesa en el lugar indicado ambientado en las Guerras Púnicas. Por supuesto que un niño con un juego en ingles tardó meses quizás años en entender la premisa que se pedía, por lo que entendía al Age of Empires mas como un juego de aventura donde cumplir misiones que un juego de estrategia.

Pasaba la crisis del 2001 y el 2002 arrancaba con mucha circulación de disquetes que incluían emuladores de Play Station 1 que nos permitiese jugar al Winning Eleven del Mundial Corea Japón (Si, el Mundial que tras cantar la canción nostálgica de Quilmes nos volvimos en primera ronda para que termine Alfredo Caseros en una final del mundo cantando una canción frente a 4 mil millones de personas en japonés) Mientras transcurría eso en el conurbano bonaerense florecían las casas que vendían juegos truchos. Así fue como frente a la plaza de Ituzaingo funcionaba PlayCity, un divertido local de juegos donde por 5 pesos te daban un CD del Age of Empires II con una hoja impresa que te explicaba como crackear el juego y por 5 pesos más te llevabas el Age of Empires III, que era como llamaban en ese momento al Conquerors a falta de poder explicarle a un pibe lo que era una “expansión”

Así llegue mi primer día corriendo a casa con ese juego que al fin iba a poder jugar sin las restricciones que me imponía un Demo, clickie en “campaña” que era la única opción que sabia poner y puse en el iconito de la bandera, que fue el que me resulto más vistoso, así fue como conocí a La Doncella de Orleans y la Guerra de los Cien Años.

Llegaba el 2003 y los televisores de todos los adolescentes sintonizaban MTV mientras proliferaban en el conurbano los cibers, que por si hay algún Centenial que haya llegado hasta estas líneas paso a explicar: Consistían en un local con muchos cubículos con computadoras, parecido a como grafican las oficinas en las series de televisión estadounidenses más viejas, pero que en vez de trabajar la gente se pasaba chamuyando por MSN, entrando a salas de chat al estilo LatinChat o cagandose a tiros en el Counter Strike, el cual era por afano el juego más popular aunque se solían jugaban otras cosas, todas esas computadoras estaban unidas a una misma red en un server local del ciber por lo que todas las maquinas jugaban entre sí, dependiendo del lugar los cibers podían variar de tamaño, los dos de mi barrio eran humildes, de entre 10 y 12 computadoras donde sabias que si llegabas tarde te tocaba la que se tildaba o la que tenía el mouse choto, en lugares más céntricos estos espacios podían contar con más de 50 computadoras, el colmo fue un local llamado Dynamic que pusieron en la sede del Club Atlético Ituzaingo que contaba con más de 150 computadoras con sillones, que distaban mucho de las sillas de plástico que teníamos en el barrio, quizás eso justificaba el inflado precio de 1,50 pesos la hora, un 50% más que el peso que acostumbrábamos a pagar en el resto de los cibers. Eso por lo menos a esa edad fue lo que llegue a ver, seguramente en Capital Federal como en las demás ciudades céntricas existieron espacios mucho mas colosales.

De esta manera fue que en el ciber del barrio donde el counter predominaba, los “grandes” de ese momento se quedaban hasta tarde jugando al Age of Empires II, ahí fue donde con mis amigos tuvimos nuestras primeras partidas LAN que por supuesto manqueábamos y después de 3 horas terminábamos guardando la partida imaginando que algún día la terminaríamos.

En esta época de los inicios yo todavía era muy chico, pero había adultos que se lo tomaban mas enserio, los dos mejores de nuestro ciber iban a jugar a Ramos Mejia donde “estaba la posta del Oeste”, en una era análoga eso era lo que podíamos mamar sin youtube ni cobertura, poco sabíamos de los torneos mundiales que se jugaban, de estos tiempos son los jugadores que hoy llamamos “leyendas” como Chris, Capoch o DauT peleando por ser los mejores del mundo.

Mientras aprendía Historia con las campañas de Gengis Kan, Atila el Huno o Barbarroja tuve que recurrir a libros para poder saber cómo era el desenlace de estas historias, ya que eran pocas las campañas que pude terminar hasta que un día llego una revista puramente dedicada a videojuegos que incluía en ese número los trucos del Age, así fue como aprendí a escribir Lumberjack y Marco Polo y como pude descubrir el final de las historias que me contaban en las campañas, otra opción era sintonizar Nivel X en Magic Kids y esperar que hablen del juego que te gustaba.

Por esos momentos salió el Age of Empires III, ahora de verdad, pero para ese momento ya mi Pentium 4 había dejado de poder sostener a los juegos y mas que jugar pocas y torpes partidas con los rusos no pude nunca disfrutarlo del todo, lo que más me lleve fue el golpe nostálgico de la presentación al escuchar las características notas musicales de la Saga

De todas formas el Age III no nos llegó a enganchar de todo en el barrio y la idea de lo que queríamos era clara, la jugabilidad del Conquerors con los graficos del Age III, que sea quizás lo que estemos por ver ahora con la salida del Age of Empires IV, 20 años después.

Hoy parece increíble como dos décadas, un juego del milenio pasado sigue siendo tan relevante, son miles los jugadores que siguen jugando alrededor del mundo y otros miles los que se suman día a día. ¿Quién le hubiese dicho a Capoch hace 3 años que iba a estar viviendo de jugar al Age of Empires? ¿Quién me hubiese dicho a mí que estaría escribiendo esta nota? ¿Quién les habría dicho a ustedes que en el 2021 estarían jugando ranked por los puntos y hasta anotándose en torneos? Y con el relanzamiento de la franquicia, con el lanzamiento del Age of Empires IV parece que esta saga todavía tiene mucho para ofrecer, y que mejor vayamos consiguiendo un sillón mas cómodo porque esto parece que tiene para largo, y que lo mejor sigue estando por venir

NOTICIAS RECIENTES